http://www.guardianesdrive.com/shell-revela-un-concept-car-ultra-eficiente/

Shell dio a conocer un prototipo de automóvil para ciudad. El coche de tres plazas es una prueba tangible de las mejoras de eficiencia energética que se pueden lograr mediante el uso de la tecnología de punta disponible en la actualidad, a través de un proceso de “co-ingeniería” con el que la carrocería del vehículo, el diseño del motor y lubricantes son creados para trabajar en conjunto.

Las pruebas realizadas muestran que el Shell Concept Car entregaría una reducción del 34% del consumo de energía en todo su ciclo de vida, en comparación con un coche típico de ciudad de los disponibles hoy en día en el Reino Unido. El vehículo de Shell utilizaría aproximadamente la mitad de la energía que se requiere para construir y operar un coche familiar pequeño y un 69% menos que el de un deportivo utilitario.

El Shell Concept Car es un replanteamiento total del coche de ciudad de Gordon Murray Design T.25, producido en 2010 para el cual Shell originó un aceite prototipo para mejorar la eficiencia energética del vehículo.

El nuevo concepto fue probado independientemente en un centro de pruebas certificado Reino Unido junto con otra gama de coches para medir la economía de combustible y emisiones de CO2. Al final de la prueba se comprobó que el Shell Concept Car produce 28% menos emisiones de CO2 que un típico coche con motor de gasolina y 32% menos que un coche híbrido.

Construido alrededor de la plataforma iStream® patentada por Gordon Murray Design, el Shell Concept Car representa un replanteamiento radical en la manera en la que los autos están diseñados, desarrollados y producidos. El coche pesa sólo 550 kg y está construido con materiales que emiten una cantidad baja de CO2 y requieren poca energía para su fabricación.

La experiencia de Gordon Murray en la Fórmula Uno™, se ha utilizado para desarrollar el coche, en particular la gran resistencia a los impactos y su ligereza. Un número importante de sus componentes fueron creados utilizando impresión 3D para acelerar la construcción del vehículo. También se utiliza fibra de carbono reciclada para dar forma al cuerpo, esto permite que se haga con sólo una cuarta parte del precio de un automóvil fabricado en acero convencional, cabe mencionar que casi todo el coche puede ser reciclado al final de su vida útil.

Mediante una aplicación de Shell vía Smartphone se proporciona al conductor información en tiempo real a través de un gráfico sobre el consumo de combustible que cambia dependiendo del tipo de manejo del conductor.

El diseño interior del Shell Concept Car ofrece una vista alta y estrecha gracias a su posición de conducción central que incluye dos asientos para pasajeros permitiéndole transportar hasta tres personas, este diseño también le brinda al vehículo un radio de giro bastante pequeño, lo que lo hace ideal para la conducción urbana.