http://www.guardianesdrive.com/seat-residuos-organicos-biocombustible/

Sabemos que hay vehículos que funcionan con petróleo, electricidad y gas. Ahora, hay que añadir una nueva forma de mover motores, y comienza en la basura que generamos. Este es el objetivo del proyecto Life Methamorphosis: conseguir biometano a partir de residuos orgánicos. Así es como, en cinco pasos, los desperdicios orgánicos se convierten en gas renovable.

1. Reciclaje: Cada habitante de la ciudad de Barcelona genera 1.5 kilos de residuos al día, es decir al día se generan 2.5 millones de kilos de basura de la que tan solo se recicla el 40%. De toda la basura que se recoge en el Ecoparc 2 de Barcelona, para producir el biometano se selecciona la que proviene de los contenedores marrones de residuos orgánicos y lo aprovechable de los contenedores grises. Ésta será la materia prima que se convertirá en biocombustible.

2. Transformación: Una vez seleccionados los residuos orgánicos, comienza el proceso de transformación. En el Ecoparc, se introduce la basura en unos digestores anaeróbicos de 26 metros de altura, equivalente a un edificio de ocho pisos, con una capacidad individual de 4.500 m3. Dentro del digestor no hay oxígeno, por lo que empieza un proceso de descomposición que genera gases. Después de unos 30 días, se consigue biogás con un 65% de metano. Este biogás aún no tiene la calidad suficiente para alimentar un motor de gas de SEAT, así que es necesario refinarlo. Además, todo se aprovecha, ya que los restos del material orgánico no convertido en biogás se utilizan como fertilizante.

3. Refinamiento y compresión: En este paso se tiene una mezcla de metano y dióxido de carbono, pero necesita refinarse para lograr un biometano de calidad óptimo para los automóviles. Tras esta fase de refinado, el gas pasa a comprimirse y almacenarse.

4. Reposte: El biometano ya está listo para el uso directo en cualquier vehículo que funcione a gas. El repostaje del depósito en la estación del proyecto no dura más de tres minutos.

5. Uso: Aunque el proyecto piloto de Methamorphosis genera suficiente biometano para alimentar los 4 vehículos SEAT de la prueba, el Ecoparc 2 tiene potencial de producir mucho más. Si se refinara todo el biogás del Ecoparc 2 a biometano, 3,750 SEAT León podrían dar la vuelta al mundo cada año. Actualmente tres SEAT León y un Arona están funcionando con este biometano para comprobar su efecto en sus motores tras rodar un mínimo de 30,000 kilómetros cada uno

“Con toda la basura orgánica que se genera se puede producir biometano suficiente para mover 10,000 coches unos 15,000 kilómetros cada año”. Andrew Shepherd, ingeniero de SEAT responsable del proyecto Methamorphosis.