http://www.guardianesdrive.com/mercedes-benz-modelo-s-el-elefante-blanco/

El 19 de junio de 1927, Rudolf Caracciola ganó la carrera inaugural de los coches deportivos en el Nürburgring en un Mercedes-Benz Modelo S. Esto marcó el comienzo de una de las mayores historias de éxito en el automovilismo. En los años siguientes, los coches deportivos sobrealimentados del famoso fabricante de automóviles de Stuttgart dominaron el mundo de las carreras en toda Europa con los modelos S, SS, SSK y SSKL. La victoria de Caracciola en un SSKL en la carrera Mille Miglia de 1931 es reconocida como un triunfo particularmente especial: fue el primer ganador de la carrera de mil millas por Italia que no era un italiano.

El Mercedes-Benz Modelo S fue un desarrollo basado en el Modelo “K” de 1926. De hecho este vehículo, basado en el chasis acortado del modelo 24/100/140 hp, ya había competido con mucho éxito en el automovilismo. El diseño básico del potente motor sobrealimentado de seis cilindros con impresionante desplazamiento y doble ignición fue retenido por los diseñadores para el modelo S. El nuevo auto fue optimizado para el automovilismo deportivo con un chasis y peso reducido. Los ingenieros también movieron el motor, que tenía un montaje 30 centímetros más atrás, lo que mejoró significativamente la distribución de la carga del eje.

El peso del chasis de 1270 kilogramos, era ahora unos 230 kilogramos más ligero que el del modelo K. Al mismo tiempo, el desplazamiento del motor se incrementó en casi 550 cc para finalizar en 6789 cc. Esto fue posible gracias, entre otras innovaciones a un cambio en el bloque del motor de cilindro seco a húmedo. Al aumentar el desplazamiento e implementar otras medidas, la potencia del motor suministrada como estándar aumentó 110 hp en el Modelo S.

Los coches de carreras en color blanco del equipo de carreras de Alemania fueron llamados “Elefantes Blancos”, debido a que eran grandes, fuertes y poderosos, además el rugido infernal del sobrealimentador también contribuyó a su nombre. Después de su exitoso debut en Nürburgring, los corredores de Mercedes-Benz disfrutaron de mayor éxito con el modelo S.

La elección de las configuraciones para el modelo S de Mercedes-Benz que se vendía a clientes privados era tan variada como sus éxitos de carreras. Este vehículo también se vendió de fábrica como un coche turismo de cuatro plazas y como un cabriolet.