http://www.guardianesdrive.com/mazda/

Mazda reveló el Mazda MX-5 RF (retractable fastback). La última versión del legendario deportivo que ofrece una nueva dimensión de conducción al aire libre y diversión, mientras que al mismo tiempo se mantiene fiel al propósito de Mazda de hacer la experiencia roadster accesible y llevarla a una gama más amplia de conductores.

El nuevo techo se abre y cierra al pulsar un botón incluso mientras se mueve a una velocidad de hasta 10 km/h, además se guarda de forma compacta y eficiente para ofrecer el mismo espacio en el maletero que el modelo de capota de lona.

La nueva versión estará disponible con una opción de dos motores de gasolina, el SKYACTIV-G 1.5 y SKYACTIV-G 2.0, acoplados a unas cajas de cambios de seis velocidades manuales o automáticas.

Otro punto a destacar del MX-5 RF es la selección de los colores de la carrocería. Entre ellos se incluye el Machine Grey, un nuevo color de alta calidad especialmente diseñado para acentuar las superficies sutiles y dinámicas del diseño KODO de Mazda (Alma del Movimiento). Desarrollado en la creencia de que el color es uno de los elementos de la forma, el Machine Grey expresa la belleza de la fuerza y ​​la precisión de una máquina, al intensificar el contraste entre la luz y la sombra con un acabado liso, de alta densidad, que da la impresión de que el cuerpo del vehículo fue esculpido a partir de un bloque sólido de acero.

La aplicación de la pintura es crucial. Mazda desarrolló su tecnología de pintura Takuminuri creada originalmente para el Soul Red, primer color de alta calidad de Mazda, para lograr un acabado preciso, que se ve como si estuviera pintado a mano por un maestro artesano. El sistema utiliza una estructura de pintura de tres capas que consiste en color, reflexivo y capas transparentes. La capa reflejante, que contiene escamas de aluminio de alto brillo, se contrae durante el proceso de secado alrededor de un cuarto del espesor de la mayoría de capas reflejantes. Esto provoca que las escamas se abran totalmente con una separación regular entre cada escama para un acabado de alta densidad que da a toda la superficie un brillo impresionante cuando se ilumina y una apariencia metálica auténtica.