http://www.guardianesdrive.com/makelismos-la-nueva-exposicion-itinerante-de-porsche/

La vinculación de Porsche con el arte, y de forma muy especial con el mundo de la pintura, ha sido una constante en la historia de la compañía. El arte siempre ha estado presente como fuente de inspiración para los diseñadores de la marca, de la misma forma que muchos artistas han elegido modelos Porsche como base para realizar algunas de sus obras.

Por eso, Porsche quiere compartir de nuevo una experiencia cultural con sus clientes y aficionados. Entre abril y noviembre de 2019, organiza una exposición itinerante por su red de Centros Porsche de España y Portugal, compuesta por seis impactantes obras de René Mäkelä, un pintor español que utiliza un estilo hiperrealista con toques expresionistas en telas de gran formato, para causar impacto a primera vista.

Cuatro de las obras con ambiente Porsche se exhibirán como cuadros de gran tamaño, mientras que otras dos han sido trasladadas directamente a la carrocería de dos 911, uno de 1988 perteneciente a la serie G, la más longeva en los 55 años del modelo, y otro de la serie 992, presentada recientemente. El Porsche 911, un auténtico icono entre los automóviles deportivos, encaja a la perfección en los trabajos de Mäkela, que se nutre frecuentemente de iconos pop en sus creaciones artísticas.

ESCUDO 

El logotipo Porsche es uno de los elementos más icónicos y reconocibles en el mundo de los deportivos. Su simple visión sugiere elegancia, diseño y potencia. Sus líneas e historia lo han convertido en una leyenda. Inalterable en el tiempo y perfectamente adaptado al universo del diseño actual, esta insignia creada en 1952 da pie a pocas reinterpretaciones. El desafío para el artista era presentar una obra viva, fuerte y que sacudiera al espectador, al mismo tiempo que mantenía la fidelidad a lo que representa.

Los colores flúor, las manchas, los trazos verticales y horizontales, representan la fuerza, la velocidad y la potencia de sus modelos. Los materiales escogidos fueron óleos y acrílicos que permitieran expandirlos sobre el lienzo a través de espátulas, pinceles o salpicaduras, intentando simular las sensaciones que se tienen al volante de un Porsche.

OLD ROCKERS NEVER DIE

La historia del automóvil cuenta con múltiples vehículos legendarios, reconocibles incluso por los profanos. Muchos han ido desapareciendo a lo largo del tiempo y solo algunos han conseguido mantenerse inalterables hasta hoy. El 911 es el deportivo atemporal, eterno. La parte trasera de un Porsche 911 Turbo es única. Sus formas se clavan directamente en nuestra retina, provocando sensaciones difíciles de explicar. El Turbo es un símbolo deportivo en su máxima expresión.

Para la creación de este óleo sobre lienzo la idea era clara, hacer que el público pueda sentir el rugido de su motor observando la obra. Emplea un estilo hiperrealista y muestra la parte trasera del coche, en color plata sobre fondo negro, con una frase rotunda de estilo “Urban art”.

KING OF COOL, KING OF PORSCHE 

La imagen de Steve McQueen acompañado de un coche o una motocicleta continúa vigente hoy día como símbolo de lo moderno de lo cool”. Su desgraciada infancia, su pasado como delincuente juvenil y su temprana muerte, no hicieron sino alimentar aún más la leyenda de uno de los actores más carismáticos de la historia del cine. Terence Steven McQueen fue un hombre temerario, amante del riesgo, ávido de adrenalina y tremendamente impaciente.

En esta obra se mezclan elementos del arte urbano actual con la imagen clásica del actor, tatuado con los elementos del universo Porsche que formaron parte de su vida. Este contraste entre la imagen en blanco y negro de McQueen con el toque contemporáneo de los tattoos, sobre un fondo con pintadas estilo graffiti que mezclan citas y elementos de la historia de Porsche, busca sumergir al espectador en el universo McQueen-Porsche y sentir la mirada desafiante de la estrella.

BUTZI PORSCHE

Butzi Porsche formaba parte de la tercera generación de la familia. Fundó su propia compañía, Porsche Design, con la intención de dar rienda suelta a sus inquietudes por el diseño. Creó el que sería el modelo de Porsche más reconocido de la historia
y el deportivo más famoso de todos los tiempos, el Porsche 911. “Un producto formalmente armonioso no necesita adornos”, dijo de él. El 911 es el ejemplo de diseño atemporal, sin excesos, un diseño fluido que perdura con el paso de los años, acompañado de rasgos que lo hacen inconfundible.

El día que Butzi posó orgulloso sobre el cofre del primer 911 posiblemente no imaginaba lo que acababa de crear, un deportivo que año tras año haría de la perfección su máxima, permitiendo que Porsche haya evolucionado hasta límites inimaginables sin perder la esencia de su origen. Mäkelä hace aquí un guiño a los grandes lienzos barrocos, a través de un estilo realista con un toque urbano. Un homenaje a un genio del diseño y a un visionario.

911 G-MODEL (1988)

Es la generación más longeva del 911, de la que se llegaron a fabricar 198.496 unidades entre 1973 y 1989. Destaca por sus características defensas de fuelle y el progresivo ensanchamiento de sus salpicaderas posteriores.

El 911 de la serie G se presentó el 12 de septiembre de 1973 en el Salón del Automóvil de Fráncfort. Diseñado por Anatole Lapine, la segunda generación del 911 tenía numerosas novedades, la más llamativa de ellas los amortiguadores de impacto incluidos en las defensas para adecuarse a la normativa de EE. UU. sobre seguridad. Con sus motores de seis cilindros, esta generación del 911 podía llegar a conseguir una aceleración de 0 a 100 km/h en 5.2 segundos y una velocidad máxima de 260 km/h, sin duda un dato extraordinario que pone de manifiesto el gen deportivo del modelo.

992 (2018)

 Es la octava generación del 911. La simbiosis perfecta entre un diseño atemporal y la más innovadora tecnología inspirada en las grandes victorias en competición, convierten a este icono en una auténtica máquina eterna.

Su diseño apunta al pasado y, al mismo tiempo, al futuro. Detalles como los perfiles dinámicos del capó y un diseño interior limpio recuerdan a los 911 de los años sesenta. Sin embargo, el guiño vanguardista lo pone
esa trasera musculosa con la franja de luces led.

La disposición del motor también es clásica, ya que desde 1963 ha estado ubicado
detrás en un plano bajo. Sus característicos seis cilindros con pistones opuestos de forma horizontal proporcionan 450 caballos de potencia al 911 Carrera 4S, lo que significa que puede acelerar
de 0 a 100 km/h en tan solo 3.6 segundos. Y todo ello, más conectado que nunca, como mandan los tiempos modernos.