http://www.guardianesdrive.com/lamborghini-miura-p400-pelicula-the-italian-job/

Cincuenta años después del lanzamiento de la película “The Italian Job”, Lamborghini Polo Storico ha certificado el Miura P400, chasis #3586, como el automóvil original utilizado en la película de Paramount Pictures en 1969.

El Miura P400 naranja (técnicamente “Arancio Miura”) con interior de cuero blanco y negro ha sido el Miura más perseguido en las últimas décadas: aparece al inicio de la película, impulsado por el actor Rossano Brazzi en el Gran Paso de San Bernardo. En la trama de la película, el automóvil se destruye, pero nadie hubiera arruinado realmente el que era el automóvil más deseado del momento. En realidad, Paramount también utilizó una Miura idéntico chocado.

Apenas unos años después del estreno de la película, una vez que se supo que el automóvil utilizado en la filmación no fue el destruido en el accidente en pantalla, la busqueda comenzó para encontrar el ya famoso Miura. Durante las siguientes cinco décadas, los entusiastas y coleccionistas de todo el mundo buscaron y acumularon numerosas pistas, a veces contradictorias. El propietario actual de este modelo histórico, la Colección Kaiser de Vaduz, decidió consultar a Lamborghini Polo Storico para saber si su número de chasis fue el conducido por Brazzi.

Los resultados se complementaron con testimonios de entusiastas y ex empleados, como Enzo Moruzzi, quien entregó el automóvil al set y lo manejó en todas las escenas como actor de doblaje. Al hacer esto, Polo Storico pudo encontrar la evidencia faltante y certificar que el Miura P400, chasis #3586, era exactamente el que se usó para filmar “The Italian Job”. Este reconocimiento se produce al mismo tiempo que comienzan las celebraciones del 50 aniversario de la película.

La compañía de producción cinematográfica, Paramount Pictures, se acercó a Lamborghini para pedir un auto para el rodaje. Una vez que llegaron a Sant’Agata Bolognese, optaron por un Miura de color naranja, que ya estaba muy dañado y, por lo tanto, perfecto para la escena del accidente. Al mismo tiempo, Lamborghini proporcionó un segundo coche del mismo color para el rodaje. Fue Enzo Moruzzi quien llevó el auto al set; en aquellos días se ocupaba de entregar los autos a los clientes más importantes o en escenarios de películas.

Moruzzi recuerda: “Había un Miura P400 casi listo en la línea de producción, en el color correcto, volante a la izquierda y con interior de cuero blanco. Era estéticamente idéntico al dañado y decidimos usarlo para la película. Lo único que nos preocupaba eran los elegantes asientos de cuero blanco, dado que el auto tenía que regresar a Sant’Agata en perfectas condiciones. Entonces, pedí que se los quitaran, reemplazándolos con un conjunto de asientos de cuero negro que usamos para las pruebas. El reposacabezas, que en el Miura está conectado al vidrio trasero entre el compartimiento del conductor y el compartimiento del motor, no pudo ser reemplazado a tiempo. En la película el auto se puede ver con los reposacabezas blancos originales”.

Al final de la filmación, y una vez que regresó a la fábrica, el Miura se preparó para entregarlo a su primer propietario, un italiano de Roma. Después de casi 50 años, y habiendo pasado por manos de diferentes dueños, tanto italianos como internacionales, el P400 fue comprado en 2018 por el actual coleccionista de, Fritz Kaiser, quien también es el fundador de “The Classic Car Trust”.