La Purificadora hotel en Puebla, es el nombre original que alberga la más vanguardista propuesta hotelera de la Ciudad en un edificio industrial de 1884. El bello recinto solía ser una fábrica de hielo donde el agua era embotellada y purificada por medio de la producción del hielo.

Durante el intenso proceso de remodelación, el arqueólogo residente encontró muchas piezas en vidrio que datan del período original, como botellas y recipientes, mismos que se incorporaron como parte del diseño gráfico y comunicación visual de La Purificadora. El reconocido arquitecto mexicano Ricardo Legorreta, famoso por el uso que hace de brillantes colores, luz natural y espacios majestuosos, ha tomado este proyecto como un verdadero reto y lo ha hecho completamente monocromático. Los colores usados en todo el hotel son negro y blanco únicamente. Los materiales en el edificio son: piedras (de la construcción original), madera vieja, onyx (del pueblo de Tecali) y azulejos fabricados especialmente para el piso del hotel.

Así, el minimalismo de cada línea habla por sí mismo para encontrar un hogar entre la modernidad y el espíritu tradicional que aún se conserva en los rincones de La Purificadora. Entre los espacios, tonos color morado oscuro se hacen evidentes como destellos del buen gusto que adorna los espacios de este moderno hotel. Sin embargo, el vidrio sigue siendo el plato fuerte, por lo que los espacios se vuelven mucho más amplios dando la sensación de libertad, incluso dentro de las habitaciones.

La Purificadora se localiza en la parte más antigua del Centro Histórico de Puebla, justo a un lado de la Iglesia de San Francisco. Situado frente a un reconocido centro comercial y al lado del Centro de Convenciones de la Ciudad, es vecino de un bello jardín y se localiza a pocos metros de distancia de la Galería de Arte Contemporánea. Desde la terraza del 3er piso se aprecian excelentes vistas de la Ciudad, haciendo de este destino, un lugar obligado en tu recorrido por México.

Fotos: Undine Pröhl