http://www.guardianesdrive.com/grundmann-collection/

Hay ciertas personas que dan vida a los automóviles y hay propietarios que los mantienen vivos, además preservan su historia como si se tratara de una persona. La familia Grundmann, por ejemplo, cuenta con una singular colección que reúne muchos de los Volkswagen más antiguos y originales en el mundo.

Al entrar en el vestíbulo, uno es recibido por algunos vehículos oficiales originales. El Beetle de la policía de 1959, el “bus” de la policía de 1962 y el convertible de la policía de Hebmüller de 1949. Al otro lado de la sala se encuentra el único automóvil de monitoreo de radiación de Baja Sajonia, que data de 1958. Esta sala también alberga la camioneta más antigua del mundo, un T1 de 1950 es el primer “bus” de parabrisas dividido conocido.

En la esquina de Karmann se encuentra el Convertible Type 34 que perteneció a la familia Karmann. El vehículo es uno de los ocho prototipos fabricados antes de que la producción en serie fuera cancelada.

Todo esta pasión comenzó con un Beetle Convertible de 1957. Traugott Grundmann, un piloto en California en ese momento, lo restauró y lo usó para viajar a través de los Estados Unidos con su familia. Esta fue la primera experiencia de su hijo Christian Grundmann con un Volkswagen.

Christian ahora es la fuerza motriz cuando se trata de descubrir nuevos tesoros, ha encontrado muchas rarezas en la antigua Alemania desde la caída del Muro de Berlín.

Antes las sumas de dinero no se parecían en nada a las que se tiene que gastar hoy. La familia Grundmann con la ayuda de muchos amigos ha reunido una colección única durante varias décadas sumando más de 80 vehículos. Incluyendo el convertible Hebmüller más antiguo, un prototipo Herbie, un VW 38, así como un helicóptero Beetle.

Los pasillos de la casa albergan un número récord de rarezas. Si tiene suerte, se puede experimentar una de las pocas excursiones individuales. A Christian Grundmann le encanta compartir su pasión: “Soy feliz de ver a la gente disfrutando de Volkswagen. ¡De eso es de lo que se trata!”.

La familia Grundmann también ha coleccionado algunos modelos de Porsche a lo largo de los años.