http://www.guardianesdrive.com/bugatti-monaco/

Fue el 14 de abril de 1929 cuando ondeó la bandera a cuadros por primera vez en este circuito, entre los coches de carreras que rugieron durante la carrera se encontraba un Bugatti Type 35 B mismo que cruzo la línea de meta en primer lugar. 1929 marcó un año especial para Bugatti, este fue el año en que el fabricante francés ganaba el primer Gran Premio en Mónaco. Después de casi cuatro horas, el piloto de carreras William Charles Frederick Grover se convirtió en el primer hombre en escribir su nombre en los libros de historia de Mónaco. Hoy, el circuito del GP de Mónaco es el punto culminante de cualquier temporada de Fórmula1, y es una de las carreras de autos más famosas del mundo, junto con las 500 millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans.

Todo comenzó hace 90 años. La idea de organizar una carrera en el centro de Mónaco surgió a mediados de la década de 1920 cuando el comisionado general para el Club de Automóviles de Mónaco, Anthony Noghès presentó su idea. A principios de abril de 1929, se registraron 20 conductores, comenzando la carrera 16 de ellos. Ocho conductores usaron modelos de Bugatti, como el Type 35 C y el Type 35 B, siendo este último el elegido por William Charles Frederick Grover. A diferencia de las carreras actuales, los organizadores sorteaban las posiciones de salida.

El Type 35 fue un auto ganador casi imbatible en la década de 1920; Con más de 2,000 victorias en la “década dorada” de Bugatti, es uno de los autos de carreras más exitosos de todos los tiempos. El fundador de la compañía, Ettore Bugatti, sabía que el rendimiento era importante, pero para él la construcción ligera lo era todo. Por lo tanto, hizo las partes más grandes de sus autos de carreras, como el motor, la caja de cambios, la carrocería y las ruedas de aluminio liviano. Bugatti ganó cuatro veces en Mónaco, 1929, 1930, 1931 y 1933.