http://www.guardianesdrive.com/911-carrera-cabriolet/

Después del lanzamiento de la versión Coupé, el 911 Cabriolet es el nuevo centro de atención. El 911 convertible continúa una larga tradición que se remonta a décadas. Desde que Porsche reveló el prototipo del primer 911 Cabriolet en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort, en septiembre de 1981, tanto clientes como aficionados quedaron cautivados de inmediato. Aquella primera variante descapotable del 911 salió de la línea de producción en 1982 y, desde entonces, ha sido una constante en la gama.

El nuevo modelo sigue las modernas líneas del Coupé, que mantienen la inconfundible silueta del Porsche 911 en formato Cabriolet. La capota de lona, de accionamiento completamente automático, lleva la ventana trasera integrada y su estructura contiene elementos de magnesio, que evitan que el techo se infle como un globo a altas velocidades. La capota puede ser abierta o cerrada mientras el auto circula hasta un máximo de 50 km/h y los nuevos elementos hidráulicos del techo reducen el tiempo de apertura a 12 segundos.

El 911 Cabriolet estará inicialmente disponible en versiones Carrera S con tracción trasera y 4S con tracción integral. Ambos llevan un motor bóxer turbo de seis cilindros y 2.981 centímetros cúbicos, que ofrece una potencia de 450 hp a 6.500 rpm y un par de 530 Nm entre las 2300 y las 5000 revoluciones. Este propulsor ofrece mayor eficiencia y provoca menores emisiones gracias a un proceso de inyección mejorado.

El motor transmite la potencia a través de una caja de cambios de doble clutch y ocho cambios de nuevo desarrollo. El Carrera S acelera de 0 a 100 km/h en 3.9 segundos (con el paquete Sport Chrono: 3.7 segundos) y alcanza una velocidad máxima de 306 km/h. Por su parte, el Carrera 4S llega a los 304 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 3.8 segundos (con el paquete Sport Chrono: 3.6 segundos).

La posición del motor hace que el Cabriolet sea más rígido desde el punto de vista torsional que su antecesor. Por primera vez está disponible el chasis deportivo Porsche Active Suspension Management (PASM) para el 911 Cabriolet. Los amortiguadores son más cortos y duros, las barras estabilizadoras delantera y trasera son más rígidas y, en conjunto, la altura del chasis respecto al suelo baja 10 milímetros. Estos ajustes hacen que el 911 tenga un comportamiento más neutro en carretera y reparte mejor el peso.

El nuevo 911 Cabriolet tiene un aspecto más ancho y más musculoso que el de su predecesor. Las salpicaderas son más anchas, para alojar las llantas delanteras de 20 pulgadas y las traseras de 21 pulgadas. Las versiones de tracción trasera ahora disponen de la misma anchura de carrocería que las de los modelos actuales de tracción integral. El eje posterior es 44 milímetros más largo. El frente, 45 mm más ancho, recupera una característica de las primeras generaciones del 911: un cofre más alargado en la parte delantera y con un distintivo pliegue delante del parabrisas.

La parte trasera de todos los modelos está dominada por un spoiler bastante más ancho y con distintas posiciones de ajuste, así como por la elegante tira continua de luz que une las luces de freno. Con excepción de las secciones delantera y trasera, todos los paneles exteriores están hechos de aluminio.

El interior se distingue por sus líneas rectas y limpias, así como por los elementos empotrados que definen el cuadro de instrumentos. Como ocurría en el 911 original, el nuevo cuadro de instrumentos cubre todo el ancho que hay entre las dos curvaturas horizontales que lo envuelven.

Junto al tacómetro situado en el centro se encuentran dos finas pantallas sin marco, configurables para aportar diversos tipos de información al conductor. Por otro lado, la pantalla central del Porsche Communication Management (PCM), que ahora tiene 10.9 pulgadas, puede ser manejada de forma rápida y sin necesidad de distraerse.

Como primicia mundial, Porsche ha desarrollado un modo Wet que es parte del equipamiento de serie. Esta función detecta el agua del asfalto, adapta los sistemas de control a esas condiciones y alerta al conductor, que puede poner a punto el vehículo haciendo énfasis en la seguridad con sólo pulsar un botón o utilizando el selector de modos del volante (si lleva el paquete Sport Chrono).

El sistema de aviso y asistencia de frenado, que también es de serie, detecta el riesgo de colisión con objetos en movimiento e inicia una frenada de emergencia si es necesario. El Asistente de Visión Nocturna con cámara de imagen térmica es una opción que está disponible por primera vez en el 911.