http://www.guardianesdrive.com/1000-miglia-2019-the-most-beautiful-race-in-the-world/

De Brescia a Roma y de regreso, del miércoles 15 al sábado 18 de mayo, 430 tripulantes de 40 países condujeron autos de 75 fabricantes diferentes a través de más de 200 lugares de arte, cultura y turismo en 7 bellas regiones italianas.

La recreación número 37 de la 1000 Miglia se realizó en cuatro tramos, entre BresciaCervia-Milano Marittima, Roma, Bolonia y regresando a Brescia para el final. La tradicional carrera es un espectáculo único de valiosas obras maestras sobre ruedas que viajan a través de Italia. Este año tuvo algunas novedades, como la reducción del número de autos participantes en la carrera, una decisión tomada para reforzar los aspectos de seguridad.

Una vez más, este año, la 1000 Miglia tuvo algunos eventos colaterales reservados para aproximadamente 130 Automóviles modernos como el Ferrari Tribute to 1000 Miglia y el Mercedes Benz 1000 Miglia Challenge.

Para muchos participantes, la carrera es y seguirá siendo un desfile extraordinario que da alegría al comienzo y felicidad inolvidable al llegar a la meta. Es importante estar ahí, participar con estilo y conducir descubriendo los fascinantes rincones de la Península, sin preocuparse demasiado por los tiempos.

Para otros, la 1000 Miglia es una carrera real, una feroz batalla entre especialistas del cronómetro y una confrontación cercana contra los oponentes que dan todo y se esfuerzan por lograr siempre una centésima de segundo adicional.

La ruta de la 1000 Miglia, cada año muestra la Italia real entre pueblos antiguos, ciudades, plazas, campo y montaña. En esta carrera no hay escasez de impresionantes paisajes durante los cuatro días y 1,801 kilómetros de recorrido.

La partida de Brescia a Cervia-Milano Marittima, el miércoles 15 de mayo, comenzó justo al finalizar el himno italiano, después de cruzar el centro histórico de Brescia, el primer coche descendió de la famosa plataforma de inicio a las 14:30, dando inicio a la 1000 Miglia 2019, con destino a la costa del Adriático.

En el camino, el convoy pasó por la localidad de Desenzano del Garda y por la península de Sirmione, famosa por su castillo medieval. Los corredores también pasaron por el Jardín de Sigurtà, uno de los 5 jardines mas bellos del mundo, siguieron por las ciudades de Mantua, Ferrara y Comacchio, para finalmente dirigirse a Ravenna y concluir el primer día de la carrera en Cervia-Milano Marittima.

La segunda etapa de Cervia-Milano Marittima a Roma, se corrió el jueves 16 de mayo. A las 6:15 am los autos partieron con rumbo a las localidades de Cesenatico, Gambettola, Urbino, Corinaldo, Senigallia y Fabriano. Aquí, en la histórica ciudad, a los competidores se les sirvió el almuerzo bajo el Loggiato di San Francesco, el pórtico del siglo XV reconstruido en los años 700.

Las tripulaciones cruzaron a través de Umbría, pasando por  Asís, Perugia y Terni, en la región de Lazio, pasaron por Rieti, llegando a la ciudad capital al atardecer.

En Roma, el desfile por la Via Veneto fue la conclusión de una etapa escénica con gran impacto emocional. Escoltados por la policía de la ciudad, los competidores realizaron un recorrido turístico para llegar a sus hoteles.

El viernes 17 de mayo, dio inicio la tercera y más larga etapa de regreso hacia el norte de Italia desde Roma. Este tramo es uno de los más apreciados por los competidores, los autos antiguos pasaron por Viterbo, Radicofani, Val d’Orcia y pararon en Siena.

Después de estacionar los autos en el centro de Piazza del Campo, los competidores disfrutaron del almuerzo y joyas locales como el Palazzo Pubblico, un edificio construido entre 1297 y 1310 por el Gobierno de los Nueve de la República de Siena, hoy sede de la administración municipal, así como del Museo Cívico.

Otra novedad este año fue la visita al lugar de nacimiento de Leonardo da Vinci, el visionario, inventor, escultor, pintor y arquitecto considerado un genio universal, que en este 2019 se festeja su 500 aniversario luctuoso. La ruta continuó hacia Montecatini y Pistoia, a través del centro histórico de Florencia para finalmente llegar a Bolonia.

El último Control de Tiempo del día se llevó a cabo en la Piazza Mayor, donde los competidores estacionaron sus coches para ir a cenar en el Palazzo Re Enzo, construido entre 1244 y 1246.

El sábado 18 de mayo, se corrió la última etapa, la más corta, comenzó a las 7:00 am. La ruta pasó por Módena, Reggio, Emilia, Langhirano y Parma, reconocida como la Capital Italiana de la Cultura 2020, los equipos de la competencia se detuvieron para el almuerzo en el Palacio Ducal.

Después del reinicio, los pilotos se dirigieron a Busseto y Cremona. El tramo final de la carrera pasó por Montichiari, Carpenedolo y Travagliato, con el interludio de una serie de pruebas de tiempo que se llevaron a cabo en la pistas “Tornado”, en el aeropuerto militar Ghedi.

Finalmente los participantes cruzaron la meta en Viale Venezia en Brescia, cerrando así una edición más de la llamada “The most beatiful race in the world”.